Las lentes inteligentes que graban, hacen fotos e incluso permiten realizar llamadas no son ninguna novedad. De hecho, Google, Huawai, Xiaomi o Snapchat, entre otros, ya cuentan con su propio modelo. Ahora Facebook se une a esta tendencia, pero con una estrategia rompedora. Y es que se ha fusionado con Ray-Ban para lanzar su propio diseño. 

Sin embargo, no han querido innovar más de la cuenta, pues se trata de las icónicas Wayfarer. Unas lentes que, casi 70 años después de su lanzamiento, siguen siendo un básico de los complementos de moda. 

Así son las lentes que persiguen sustituir al ‘smartphone’ 

A diferencia de las clásicas Wayfarer, este diseño lleva incorporado dos cámaras que permiten hacer fotografías y grabar hasta 30 segundos de video usando el botón o el modo manos libres con los comandos de voz del Asistente de Facebook. También se puede escuchar música e incluso llamar desde el móvil. Asimismo, los altavoces de oído abierto optimizados están integrados, y la matriz de audio de tres micrófonos de Ray-Ban Stories ofrece una transmisión de voz y sonido más rico para llamadas y videos. La tecnología Beamforming y un algoritmo de supresión de ruido de fondo proporcionan una mejor experiencia de llamada, la misma que se esperaría de unos auriculares dedicados. 

Ray-Ban Stories se empareja con la nueva aplicación Facebook View, para que puedas compartir fácilmente tu punto de vista, historias y recuerdos con amigos y seguidores de redes sociales. Asimismo, es posible guardar contenido en el carrete de la cámara de tu teléfono, editarlo y compartirlo desde allí.

Estas gafas inteligentes están disponibles en 20 combinaciones, en algunos de los estilos más icónicos de Ray-Ban – Wayfarer/Wayfarer Large, Round y Meteor – y en cinco colores con una gama de lentes que incluyen transparentes, de sol, transition y graduado, para que puedas elegir el estilo que más te convenga. ¿El precio de estos anteojos? Entre 329 y 359 euros, según el modelo. Eso sí, de momento solo estará disponible en tiendas selectas de EEUU, Canadá, Irlanda, Australia, Italia y Reino Unido. 

El ojo que todo lo ve puede vulnerar el derecho a la intimidad.

Facebook y Ray-Ban se adentran en el mercado que ha provocado una dura reacción entre los usuarios por la invasión a la privacidad. Por ello, este nuevo modelo integra una luz LED de captura que es parte integral del diseño, la cual se enciende para que las personas de alrededor sepan que estás sacando fotos o grabando.  “Tenemos protecciones de hardware como un interruptor para apagar las cámaras y el micrófono, además de la luz LED de captura antes mencionada que está conectada a la cámara y que emite una luz blanca cuando estás tomando fotos o videos para notificar a las personas cercanas”, indican en el comunicado del blog corporativo de Facebook.

Sin embargo, hay que tener en cuenta los derechos de autor y de imagen que, desgraciadamente, tanto se vulneran en la actualidad. Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo de derecho al honor y a la propia imagen, indica que «tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo segundo de esta Ley: La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme, o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos”, como que se trate de cargos públicos o acontecimientos de interés social.

Las ‘smartglasses’ y la recopilación de datos 

La capacidad de controlar la configuración y el contenido es otra de las principales preocupaciones de las personas. Por ello, desde el comunicado del blog corporativo de Facebook explican que, “de forma predeterminada, los anteojos inteligentes Ray-Ban Stories recopilan los datos necesarios para que tus anteojos funcionen, como el estado de la batería para avisarte cuando la batería está baja, tu dirección de correo electrónico y la contraseña de tu inicio de sesión de Facebook, para verificar que realmente eres tú cuando inicies sesión en la aplicación Facebook View, y tu conexión a WiFi. Puedes optar por compartir datos adicionales – que incluyen cosas como la cantidad de imágenes que capturaste o el tiempo que pasaste grabando videos – con Facebook para el desarrollo, mejora y personalización de productos. Esta configuración se puede cambiar en cualquier momento”.

Por último, pero no por ello menos importante, hay que poner sobre la mesa que todo dispositivo inteligente puede ser hackeado. Además, se trata de un objeto que se puede perder. ¿Qué pasa en este caso? ¿Quien las encuentre tiene acceso a toda tu información? Desde la marca aseguran que al emparejarlas con una nueva cuenta, todo el contenido almacenado en las mismas se borrará.

La clave está en la fusión con la moda

La Opinión del GT29 –grupo de trabajo europeo independiente que se ha ocupado de cuestiones relacionadas con la protección de la privacidad y los datos personales– categoriza las gafas inteligentes dentro de uno de los desarrollos específicos del IOT –internet de las cosas–, el denominado ‘weareables’ o ‘informática para llevar encima’. Este concepto hace referencia a la ropa diaria y los complementos que llevan las personas en su cuerpo. Dicho dispositivo ha fracasado en ocasiones anteriores de la mano de grandes marcas que lanzaron smartglasses, en gran medida, por la preocupación de los usuarios hacia la privacidad de este producto.

Entonces, ¿Por qué Facebook se arriesga y se une a esta tendencia? Pues bien, según los expertos, la clave está en su fusión con Ray-Ban, dado a que así lo disfrazan, convirtiéndolo en un producto de moda. En definitiva, una estrategia perfecta para “despistar” al usuario. 

Asimismo, cabe mencionar que Facebook es dueño de las grandes plataformas en las que se comparten imágenes. En ellas, los usuarios ya han dado su consentimiento, al aceptar el tratamiento de datos, parcial o totalmente.

Y ahora, ¿cuál será la siguiente plataforma de gestión de imágenes y contenidos masivos que se unirá a esta tendencia?