La comercialización de productos en el tráfico mercantil provoca muchas dudas entre los fabricantes sobre qué tipo de contrato les conviene más, ¿Contrato de agencia?¿Contrato de distribución?

Ya vimos en el anterior post los contratos de distribución y sus principales características. Sin embargo, junto a estos contratos surge otro tipo contractual denominado contrato de agencia que queda definido según la Ley de Agencia de la siguiente manera: “Por el contrato de agencia una persona natural o jurídica (agente) se obliga frente a otra de forma continuada y estable a cambio de una remuneración, a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta ajena, como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo y ventura de tales operaciones”.

A simple vista, podemos entender que el agente y el distribuidor son dos figuras idénticas: Empresarios independientes que se dedican al comercio de productos. Sin embargo, así como encontramos características comunes entre estos dos tipos de contratos también encontramos diferencias significativas.

En primer lugar, el agente no adquiere en ningún momento la propiedad de los productos que va a comercializar, dicha propiedad queda en manos del fabricante hasta que el agente consigue vender los productos. En el caso del distribuidor ocurre lo contrario, éste sí adquiere la propiedad de los productos.

Es decir, el agente actúa por cuenta ajena sin asumir el riesgo de las operaciones que contrata. Por su parte, el distribuidor actúa en nombre propio, asumiendo el riesgo de las operaciones comerciales que realiza con sus clientes.

En segundo lugar, el objeto del contrato de agencia es la promoción de la venta de los productos y el del contrato de distribución es la compra de productos para su posterior reventa. Por ello, la remuneración es diferente, consistiendo en una comisión por contrato promovido en el caso del contrato de agencia y en la diferencia entre el precio de compra al fabricante y el precio de reventa en el caso del contrato de distribución.

Si no sabes qué contrato te conviene utilizar para comercializar tus productos, contacta con el equipo de Legal & Arts.