La imprevisibilidad del entorno social y económico se está convirtiendo en el mayor obstáculo a superar por las empresas.

La pandemia del COVID-19 ha incrementado exponencialmente la costumbre del consumidor de acudir al mercado y los negocios online. Las estrictas medidas de seguridad impuestas por los establecimientos obligan a la población a comprar y vender productos por Internet.

Por ello, debes saber que, según la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, antes de celebrar un contrato a distancia el empresario está obligado a facilitarte una determinada información relativa a las características de los bienes que vas a comprar, su precio, su identidad o la ubicación de su establecimiento, entre otras cosas.

Además, tenemos la idea predeterminada de que para celebrar un contrato a distancia el consumidor y el empresario deben relacionarse a través de un sistema de venta a distancia como por ejemplo Internet, el correo postal, el teléfono o el fáx, sin necesidad de estar presentes físicamente en el momento de la compraventa.

No obstante, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios ha ampliado este ámbito; permitiendo de esta manera al consumidor y al empresario estar presentes físicamente en el momento de celebrar el contrato, siempre que sea en un lugar distinto del establecimiento mercantil del empresario, o incluso celebrarlo en el propio establecimiento mercantil del empresario siempre que haya existido un contacto personal previo en un lugar que no sea el establecimiento mercantil del empresario.

Si tienes dudas sobre si a tu contrato le es aplicable lo dispuesto en la normativa sobre contratos a distancia, contacta con el equipo de Legal & Arts.