Dejar todo en orden tras un divorcio es clave para poder regularizar nuestra situación y evitar cualquier incidencia. En este artículo te explicamos cómo gestionar tus contratos energéticos o de telecomunicaciones después de la separación.

 

¿Por qué es importante el cambio de titular del gas natural?

 

Tal y como se publica en el Instituto Nacional de Estadística, se produjeron más de 100.000 casos de divorcio, separación o nulidad en 2018. El rango de edades de la parejas con un mayor número de divorcios fue de entre 40 y 49 años y las regiones donde más casos  se registraron fueron Cataluña y la Comunidad Valenciana. Este dato refleja que se trata de una situación muy común que puede suceder a cualquier persona.

El momento de un divorcio es una situación difícil que en la mayoría de los casos e mejor finiquitar con la mayor celeridad posible. Sin embargo, existen ciertos trámites que no podemos obviar, ya que de lo contrario pueden acarrearnos ciertos problemas, como sucede con los contratos energéticos. Realizar el cambio de titular es muy importante ya que ante una situación de impago, será el titular del contrato quién se haga cargo de la responsabilidad de abonar los pagos pendientes, independientemente de que ya no viva en el domicilio. Por ello, el cónyuge que vaya a permanecer en la vivienda debe contactar con la comercializadora y poner el contrato a su nombre.

¿Qué sucede con el Internet en casa? Se trata de la misma situación con las compañías de Internet. El titular será el responsable de cualquier factura que no se haya regularizado con cualquier de las compañías de Internet con las que se haya contratado. En el caso de que quieras más información sobre cómo realizar el cambio de titular del gas natural en un piso de alquiler, puedes leer el siguiente artículo.

 

¿Qué otros trámites deben hacerse tras un divorcio?

 

La mayor dificultad para gestionar un divorcio dependerá del grado de entendimiento entre las partes con respecto a los bienes en común, ya que será necesario repartir las propiedades inmobiliarias, las cuentas bancarias, o vehículos, además de establecer quién se quedará con la custodia de los hijos en caso de que los haya.

Respecto a esto, existen dos posibilidades: que se realice de mutuo acuerdo, repartiendo los bienes según convengan los cónyuges, o por la vía contenciosa. Esto significa que si no existe un acuerdo se deberá recurrir a un Tribunal que determinará cuál es el reparto.

Además, existen otras gestiones como las que se enumeran a continuación:

 

  • Revisión de testamento, para verificar si está incluido el ex-cónyuge
  • Cambio de titular de las cuentas bancarias
  • Cambiar la titularidad de los seguros y vehículos

 

En este artículo, puedes encontrar más información sobre cómo cambiar la titularidad de un vehículo.