“Las crisis generan problemas (muchos) para algunos y oportunidades (muchas) para otros.”

 

La situación con la que nos encontraremos será dura, durísima, para nuestros negocios. El entorno donde se llevan a cabo las actividades empresariales se volverá cada día más turbulento, caótico y cambiante. Por ello, es necesario desarrollar tácticas y estrategias de “empresas/negocios ganadores”, sería preocupante que con el paso de tiempo llegáramos a la conclusión de Pogo, personaje de las tiras de prensa de Walter Crawford Kelly Jr., “hemos descubierto al enemigo, y somos nosotros”.

 

Las “empresas/negocios ganadores”, trabajan las claves del éxito:

 

  • Conocen las verdaderas expectativas, necesidades y demandas de sus clientes.
  • Prestan especial atención a la calidad y precios de los productos / servicios que ofrecen.
  • Segmentan el mercado y establecen claramente cuál es “la línea de fuego”.
  • Maximizan la importancia de las quejas de los usuarios como proceso de retroalimentación.
  • Identifican clientes rentables.
  • Confeccionan un manual de competitividad
  • Tienen interiorizado que “el cliente es el que manda”.

 

El futuro de nuestros negocios depende de que aprendamos la lección, no sigamos actuando como si retuviéramos el poder del pasado (mezcla de desinformación sumada a una cuota de soberbia), actuemos profesionalmente y establezcamos unos objetivos estratégicos que nos proporcionen un éxito sostenido en la tarea cotidiana de obtener nuevos clientes, y sobre todo retenerlos.

 

“Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos” – Víctor Frank